Quantcast
Al calor de la cocina de la abuela

Al calor de la cocina de la abuela

Uno de los grandes amores de mi vida fue doña Carmen Gómez Palacios, una mujer oaxaqueña oriunda del pueblo de Ocotlán. Era de tez morena, de mirada fuerte y con rasgos muy marcados, pero de una dulzura tremenda, nunca nos recibió con los brazos vacíos, con el corazón apachurrado o la mirada triste, para sus nietos sólo había sonrisas, cariños y por supuesto, un tarro de atole caliente o su deliciosa sopa, según la hora de visita.

Hace cuatro años que se fue, tenía 96 años, en este 2016 hubiera cumplido el siglo, pero lo importante es que sigue aquí, en nuestra memoria.

A doña Carmen la recuerdo en su cocina, con su inseparable delantal, y su cuchara de madera en la mano. Le gustaba hacer mole negro como Dios manda, desde asar y desvenar los chiles, hasta convertir todos los ingredientes en una obra maestra llena de misticismo, aroma y sabor.

sopa de pasta cocina al natural

También preparaba el delicioso amarillo, con muchos chochoyotes (bolitas de masa); el coloradito, de color intenso, y por supuesto, los tamales con hoja de plátano, auténticos tamales oaxaqueños, desbordantes de mole y pollo, con hoja santa, además, casi siempre, como buena oaxaqueña, tenía en su alacena una buena dotación de tlayudas y de pan de yema. Ir a su casa era como dar un paseo por Oaxaca, a través de aromas, sabores y por supuesto, muchas leyendas incluidas.

Mi abuela Carmen, quien veneraba a la virgen del Carmen,  nos preparaba los platillos heredados de su mamá, de su abuela, de esa gran cultura, y sus comidas recuero un plato de pasta caldosita, caliente y bien sazonada, por supuesto de La Moderna. Era la entrada perfecta para cualquiera de sus guisos.

Así, la mamá de mi mamá siempre nos consintió, siempre nos recibió con algo más que los brazos abiertos, nos recibía con su estupendo sazón, con su legado culinario y su tiempo invertido en la cocina, pero para ella no era fastidioso, era un deleite, pues la cocina era una de sus pasiones, de sus amores y como tal, cuidaba cada detalle, cada ingrediente. Nunca le probé un mal guiso, jamás, o una sopa salada, batida o aguada, tampoco, cocinar era su tarea, su entretenimiento y su orgullo.

Gracias por votar. Ahora puedes compartirlo en tus redes sociales .
¿Qué te hace sentir este artículo?
Fascinado
Divertido
Triste
Enojado
Aburrido
Emocionado

Araceli Calva

Araceli Calva

Buscadora de historias, ansiosa de descubrir nuevas experiencias cada día. No creo en las buenas intenciones. Creo que el periodismo se forja en la calle, pero el bagaje cultural no cae del cielo y hay que esforzarse por saber un poco de todo. No tengo la suficiente experiencia ni los conocimientos par ser una periodista gastronómica, pero la vida me ha llevado a ser una "foodie" en toda la extensión de la palabra.

1 comentarios

Deja tu comentario

Suscripción en CyComparte Blog

Bienvenidos a nuestra comunidad de Cocina y Comparte, donde encontrarás las mejores y más prácticas recetas. Además de ello, estás suscrit@ a CyComparte blog para enterarte lo último en estilo de vida.

*
*
*
*

Ayúdanos a conocer tus intereses.

Estoy de acuerdo con las políticas de privacidad y los términos de uso del sitio

Comparte Cocina