Quantcast
Un clásico que debes probar

Un clásico que debes probar

Las Magdalenas o Madeleines son francesas, originarias de la región de Commercy. Según se cuenta nacieron de las manos de una joven sirvienta llamada Madeleine Paulmier, que en el año 1755 ya elaboraba semejantes pastelitos al rey de Polonia Stanislas Leszczyński, que tenía en el ducado de Lorena un palacio.

Tienen forma de concha por un lado, y por el otro forma de huevo. Lo tradicional es hacerlas en moldes de metal, aunque ahora los hay también de silicón.

Son una mezcla de harina, huevos, mantequilla, azúcar y algo que las aromatice, bien sea vainilla, o cáscaras de cítricos. Lo más constante es la vainilla. Siempre se emplea como grasa la mantequilla, y curiosamente sólo en dos recetas aparece la leche en pequeña cantidad. Algunas mezclan varios aromas, y en ocasiones se añade miel como sustitutivo de parte del azúcar.

Julia Child en uno de sus libros explica que los “bakers” de Commercy las sirven dadas vuelta, es decir, ocultando el lindo diseño que le da el molde. Y no sabe por qué. Lo que tienen de curioso del otro lado es el “hump on top”, en el horno y resultado del batido se abultan en el centro, dejando una joroba. Por lo tanto no deben quedar chatas. Muchas veces para lograr ese afecto se usa levadura o polvos para hornear.

madeleines la cocina de rosina pan

Marcel Proust en su libro “en Busca Del Tiempo Perdido” hizo esta descripción que no me canso de leer:

“Mandó mi madre por uno de esos bollos, cortos y abultados, que llaman magdalenas, que parece que tienen por molde una valva de concha de peregrino. Y muy pronto, abrumado por el triste día que había pasado y por la perspectiva de otro tan melancólico por venir, me llevé a los labios una cucharada de té en el que había echado un trozo de magdalena.

Pero en el mismo instante en que aquel trago, con las migas del bollo, tocó mi paladar, me estremecí, fija mi atención en algo extraordinario que sucedía en mi interior. Un placer delicioso me invadió, me aisló, sin noción de lo que le causaba. Y él me convirtió las vicisitudes de la vida en indiferentes, sus desastres en inofensivos y su brevedad en ilusoria, todo del mismo modo que opera el amor, llenándose de una esencia preciosa; pero mejor dicho, esa esencia no es que estuviera en mí, es que era yo mismo. Dejé de sentirme mediocre, contingente y mortal”.

madeleines la cocina de rosina pan 4

Les dejo esta receta para que comiencen su día de manera espectacular acompañando su café o té con estas deliciosas Madeleines

RECETA

Ingredientes:

  • 150 gramos de harina
  • 1/2 cucharadita de Royal
  • 150 gramos de mantequilla
  • 4 huevos
  • 150 gramos de azúcar
  • 1/3 de taza de leche
  • Pizca de sal
  • Ralladura de limón o 1 cucharadita de vainilla.
  • Azúcar glas para decorar

madeleines la cocina de rosina pan

Elaboración:

Cierne la harina con el Royal. Derrite la mantequilla en el microondas o en un bowl, con calor moderado, no debe estar caliente. Bate los huevos con el azúcar hasta que esponjen, incorpora la leche, la mantequilla y la ralladura de limón rallada.

Vierte sobre esta preparación la harina con la levadura poco a poco, mezcla con una espátula hasta que todos los ingredientes se integren y deja reposar unos 20 minutos.

Precalienta el horno a 180º C con calor arriba y abajo. Engrasa los moldes de madeleines con un poco de mantequilla.

Rellena los moldes de las magdalenas con forma de concha sin llegar arriba, unas ¾ partes.
Introduce los moldes en el horno, a altura media, y hornea las madeleines durante 10-15 minutos, hasta que el borde tenga un tono dorado y ligeramente tostado, el centro estará más pálido.
Comprueba con un palillo que las madeleines están bien cocidas y retíralas del horno, deja que enfríen poco antes de desmoldarlas. Sirve de inmediato. Las madeleines son mucho mas ricas recién hechas y acompañadas de café o chocolate.

También puedes acompañarlas con azúcar glass por encima o mermeladas de distintos sabores, con helado, con crema batida etc.

madeleines la cocina de rosina pan

Gracias por votar. Ahora puedes compartirlo en tus redes sociales .
¿Qué te hace sentir este artículo?
Fascinado
Divertido
Triste
Enojado
Aburrido
Emocionado

A taste with taste

A taste with taste

Rosina Ramos es chef de profesión, además de graduada en Ciencias de la Comunicación; recorre el mundo en busca de nuevos sabores reseñando restaurantes de México y de otros países como España en una exquisita aventura gastronómica. Una sibarita con alma y corazón sensible.

Deja tu comentario

Suscripción en CyComparte Blog

Bienvenidos a nuestra comunidad de Cocina y Comparte, donde encontrarás las mejores y más prácticas recetas. Además de ello, estás suscrit@ a CyComparte blog para enterarte lo último en estilo de vida.

*
*
*
*

Ayúdanos a conocer tus intereses.

Estoy de acuerdo con las políticas de privacidad y los términos de uso del sitio

Comparte Cocina