Quantcast
El vino y los años

El vino y los años

El vino es un elemento ‘vivo’ en el cual sus elementos presentan una
evolución desde su creación, su desarrollo va situando al vino en un nivel
óptimo de consumo en la curva de su vida, es en esta estadía donde sus elementos presentan la mejor expresión, en armonía y balance a nuestros
sentidos, su color, aroma, textura, sabor y sensación dejarán un grato recuerdo
en el gusto de cada persona.
  Así mismo, el
vino no dejará de evolucionar, por lo que llegará un momento en la curva de su vida
que irá en decadencia, perdiendo poco a poco las cualidades obtenidas en su
elaboración, cada vino tendrá su muy particular curva de vida, dependerá de muchos factores internos y externos, en algunos será
de pocos años, en otros de muchos más.

undefined

Una de las formas de apreciar la evolución del vino es en algo que llamamos una cata
vertical, en la cual se degustan varios años de la misma etiqueta de una bodega, éste se podrá apreciar mejor cuando las condiciones de la cosecha, elaboración y
guarda al igual que los blends han sido homogéneos, con ésto nos podremos dar
una idea de la evolución del vino.  Cuando
se prueban diferentes vinos de una misma añada, preferentemente de la misma
región y de diferentes bodegas, se está hablando de una Cata Horizontal.  En este tipo de cata se pueden apreciar las
diferencias entre cada vino y bodega en condiciones equivalentes de edad, quedando
al escrutinio el trabajo de vinificación por parte del enólogo.

undefined

La oportunidad de asistir a una cata vertical es mucho más difícil de
presentarse pues implica por parte de la bodega, haber producido el mismo vino
o etiqueta por varios años, además de haber conservado una parte de la
producción en condiciones óptimas de guarda por ese tiempo, pensando en que
algún día se abriría la botella para que el vino platicara la evolución de su
vida, y por parte del afortunado asistente a la cata tener la apertura y
conocimiento de lo que el “genio” de la botella habrá realizado con el tiempo que haya transcurrido dentro.

Vertical

Una de las catas verticales en la que me ha tocado la suerte de estar
presente fue la de la etiqueta Chenin Colombard de la bodega mexicana Monte Xanic hace unos meses,
donde probamos las cosechas 1988, 1994, 2010, 2011, 2012 y 2013.

Monte Xanic, se fundó en 1987 por cinco amigos (Hans Backhoff, Manuel
Castro, Tomás Fernandez, Eric Hagsater y Ricardo Hojel), todos grandes amantes
del vino, que se lanzaron a la aventura de crear un gran vino mexicano.  Soñaban con elaborar vinos que expresaran el
terruño del Valle de Guadalupe, Baja California, con fineza y distinción, con
personalidad propia y de la mejor calidad posible.

En
1988 se produjeron los primeros vinos, el Chenin Colombard y el Cabernet
Sauvignon. La
primera
cosecha de Monte Xanic salió al mercado en 1989 con 6,200 cajas del Chenin
Colombard, una mezcla de 98 %
de Chenin Blanc y 2% de French Colombard.

undefined

La cata fue dirigida por el Dr. Hans Backhoff, enólogo y
socio de la casa, quién paso a paso comentaba las circunstancias por las que
pasó cada una de las cosechas a catar, lo que hizo más interesante apreciar la influencia
del clima en el vino.

undefined

Mis apreciaciones de cada año.

1988

Veintiséis años desde que fue embotellado, la cosecha más
antigua, la primera en salir a la venta, despertaba la curiosidad de los
asistentes, hasta que finalmente fue servido en la copa.  Su color no parecía tener esa edad, los
destellos verdosos todavía presentes en un dorado ligeramente pálido daban
muestra de su vida, las notas en nariz empezaron a brincar, frutos tropicales
maduros, ligeramente cítrico, con recuerdo de orejones, miel, en boca la acidez
equilibrada y presente junto con el toque amargo característico de la variedad.

1994

Muy diferente a la anterior copa, la evolución en este
vino era evidente dejando ver el paso del tiempo en color y boca, notas
ajerezadas presentes.

2010 al 2013

El análisis de cosechas continuas fue interesante pues
cada una de ellas fue un individuo diferente, producto de distintos climas y
factores que influyeron en su elaboración, aflorando en todos ellos aromas de
flores, herbales, cítricos, frutos tropicales, guanábana, maracuyá y en boca
expresando sensaciones melosas en el marco de una correcta acidez.

undefined

La noche se la robó la cosecha 1988, pues eran muchos años
los que habían pasado ya, el vino seguía vivo y con algunos más por vivir, valdría
la pena hacerla de nuevo en algunos años.

Gracias por votar. Ahora puedes compartirlo en tus redes sociales .
¿Qué te hace sentir este artículo?
Fascinado
Divertido
Triste
Enojado
Aburrido
Emocionado

Alejandro Garcia Blanco

Alejandro Garcia Blanco

Especialista en vinos, sibarita enamorado de los placeres de la mesa, los viajes y todo lo relacionado con el buen vivir.

Deja tu comentario

Suscripción en CyComparte Blog

Bienvenidos a nuestra comunidad de Cocina y Comparte, donde encontrarás las mejores y más prácticas recetas. Además de ello, estás suscrit@ a CyComparte blog para enterarte lo último en estilo de vida.

*
*
*
*

Ayúdanos a conocer tus intereses.

Estoy de acuerdo con las políticas de privacidad y los términos de uso del sitio

Comparte Cocina