Quantcast
  • Inicio  /
  • Estilo   /
  • Mi hermana cumplió XV Años y yo pasé a segundo plano
Mi hermana cumplió XV Años y yo pasé a segundo plano

Mi hermana cumplió XV Años y yo pasé a segundo plano

Desde hace algunos meses en casa había habido mucho movimiento por la fiesta de XV Años de mi hermana, pero la última semana, sí que fue la locura.

No me gustó que la atención se centrara tanto en Natalia. Todos corrían de un lado para otro recogiendo el vestido, el smoking de papá, la ropa para Eduardo, el vestido de mamá, el ensayo de Fer con el grupo sorpresa… y yo, como si estuviera pintado.  

Compraron antifaces, mi abuela paterna hizo algunos recuerdos, llevaron manzanas de cristal para poner la botana y Nati y sus chambelanes ensayaban cada fin de semana.  Ya me traían loco con Bruno Mars, La Gozadera y Enrique Iglesias.  Se imaginan tener que chutarme lo mismo todos los sábados desde hace varios meses. La verdad es que ya estaba harto.

Con decirles que papá me cerró la puerta del cuarto para que no entrara por las noches. Claro, él argumentó que porque no lo dejo dormir, que doy mucha lata, que los levanto a cada rato; pero, en mi corazón, yo sé que es porque ya no me quieren igual.

Finalmente llegó el gran día y hasta maquillista hubo en la casa.  Yo estaba con papi cuando eso pasó, pero justo cuando ya estaban vistiendo a Natalia para irse a la misa, me llevaron con ella y mi mamá y ¡oh, sorpresa!  Me di cuenta de que todo eso que yo veía a “lo lejos”, era una realidad.  Mucha parafernalia para un solo momento.

Sentí mucha rabia y coraje e intenté acabar con el vestido de mi hermana escondiéndome debajo de la crinolina y tratando de morderlo, pero lo único que conseguí fue que me encerraran por un rato en el cuarto con el único propósito de que no lograra mi objetivo.  Me sentí peor, no fui capaz de entender cómo pueden decir que me adoran y centrar tanto su atención en alguien más. Con decirles que mordí a mami en la mejilla para demostrarle mi malestar.

Pero la fiesta pasó y llegaron de regreso todos a casa con muchísimos regalos y ahí entendí que no me habían estado haciendo menos, sino que estaban preocupados por el hecho de que las cosas salieran bien.  Me invitaron a participar en la apertura de los obsequios y nadie me regañó cuando me acosté en las cajas, papel de china y cuando jugué con los moños.

No había ningún regalo para mí, pero yo me sentía feliz porque pude jugar mientras ellos admiraban cada sorpresa que iban descubriendo y aunque no me llevaron a la fiesta, platicaron largo y tendido las anécdotas de lo que había pasado ahí y mami me dijo lo mucho que me quería y me había extrañado. Me explicó que las mascotas no podemos entrar a los salones de fiesta, que es complicado y hasta cierto punto peligroso.

Reconozco que me sentí mal por haberla mordido y confieso que todos se veían increíblemente bien.  Qué bueno que no me dejaron destruir el vestido.  Mi hermana hubiera sufrido mucho por mi culpa. ¿A poco no tenía derecho de sentir celos?

Nos leemos la próxima semana y mientras tanto, sueñen con gatitos ronroneadores.

Los quiero mucho y recuerden visitar mi blog en Mi Gato y Yo.

Gracias por votar. Ahora puedes compartirlo en tus redes sociales .
¿Qué te hace sentir este artículo?
Fascinado
Divertido
Triste
Enojado
Aburrido
Emocionado

Letty Ciprés

Letty Ciprés

Letty Ciprés es apasionada de la vida, su familia y ahora también de SU HIJO-GATO. Suki se ha convertido en el centro de su atención a quien lleva incluso a la oficina. Con Suki reafirmó su fascinación por los mininos y quiere también compartirla contigo.

Deja tu comentario

Suscripción en CyComparte Blog

Bienvenidos a nuestra comunidad de Cocina y Comparte, donde encontrarás las mejores y más prácticas recetas. Además de ello, estás suscrit@ a CyComparte blog para enterarte lo último en estilo de vida.

*
*
*
*

Ayúdanos a conocer tus intereses.

Estoy de acuerdo con las políticas de privacidad y los términos de uso del sitio

Comparte Cocina