Quantcast
Real del Monte con espíritu muy inglés

Real del Monte con espíritu muy inglés

Custodiado por las cordilleras de la Sierra Madre Oriental en el estado de Hidalgo se encuentra el poblado de Real de Minas, mejor conocido por propios y extraños como Real del Monte, un hermoso, rústico y pintoresco pueblo de espíritu minero, nombrado Pueblo Mágico en el 2004 y perteneciente al circuito conocido como Corredor de la Montaña.

Con sus calles emparedadas, fachadas de colores vibrantes y techos de lámina rojos, Real del Monte encierra una historia minera de más de cuatro siglos, donde las minas de plata fueron de las vetas más productivas en la época de la colonia. Tras el movimiento independentista de México muchas de ellas fueran abandonadas y gracias a la visión de José María Romero de Terreros, Tercer Conde de Regla, que se dio a la tarea de buscar inversionistas extranjeros que reactivarán la deficiente economía de la zona en ese momento, para el siglo XIX Real del Monte resurgió con mayor fuerza y encanto.

Con la llegada de inversionistas británicos, el Tercer Conde de Regla no sólo pudo arrendar varias de las minas de la zona, si no que sin querer propició la llegada de cientos de trabajadores ingleses y con ellos, una gran influencia que se volvió parte misma del espíritu del pueblo y que hoy, aún prevalece en sus calles y tradiciones.

Prueba de ello son los famosos y tradicionales “pastes”, que si bien son de origen británico con el paso del tiempo se han convertido en un emblema en la gastronomía hidalguense, los hay tanto dulces como salados, sin embargo el “paste” tradicional es salado y está relleno con papa y carne. Los dulces son conocidos como empanadas y no cuentan con trenzado de masa en la orilla, que dicho sea de paso, éste “trenzado” servía para que los mineros pudieran comer con cierta limpieza, pues tomaban los “pastes” de la “trencita” y una vez terminado, esa parte era desechada, así, aunque tuvieran las manos sucias no ensuciaban su comida, pues hay que recordar que a la profundidad a la que trabajaban era imposible que salieran a la superficie a comer o a lavarse las manos.

Real del Monte

Otra de las grandes aportaciones de los contratistas ingleses que llegaron a la zona, fue la del futbol, sí, así como lo lee, pues aquí se jugó el primer partido de futbol en México y para muestra en una de las paredes cercanas a la terminal de autobuses se leen las frases:” Aquí se jugó por primera vez el foot ball en México” y “El futbol en México nació en un lugar cerca del cielo”. De ahí que se le llame al estado de Hidalgo, Cuna del futbol.

Futbol Collage

Real del Monte, se antoja para caminarlo, mientras se disfruta de la vista brumosa que aporta cierto aire de misticismo, el cual se acrecienta mientras se va subiendo hacia el famosísimo Panteón Inglés, ubicado en la cima del Cerro del Judío y que sin lugar a dudas es una de las visitas obligadas en este enigmático pueblo. El recorrido, aunque un poco cansado para aquellos que no están muy acostumbrados a caminar, valdrá la pena, no sólo por el maravilloso paisaje del pueblo, en el que la belleza de la naturaleza nos regala impresionantes paisajes, sino también por las historias y leyendas que encierra este peculiar “campo santo”, que de inicio, para ser enterrado en el mismo, se tiene que ser descendiente comprobado de alguno de los ingleses que llegaron a trabajar en las minas, o en su defecto haber contraído nupcias con alguno de estos descendientes, aunque se dice también que por el simple hecho de ser británico se puede elegir este panteón como última morada.

Construido en 1851 y a pesar de su lúgubre y fantasmagórico aspecto, es uno de los atractivos turísticos más representativos de la zona, el terreno fue donado por Thomas Straffon, uno de los contratistas ingleses que se estableció en Real del Monte después de llegar a trabajar en las minas, dicho terreno en la cima del Cerro del Judío es un vigía silencioso, lleno de historias y leyendas.

Desde la entrada se pueden apreciar ese halo de misterio que hace de este panteón una atracción imperdible, tras los muros de piedra y la reja de hierro forjado con la inscripción “Blessed Are The Dead Who Die In The Lord” (Bendecidos Son Quienes Mueren En El Señor) se encuentran más de 700 tumbas, que en la quietud del ambiente cuentan una historia, ya sea por sus sencilla señalización con rocas apiladas, que significa que quienes yacen ahí eran de un origen humilde y desconocido, o por los grandes e impresionantes mausoleos que siguen firmes y ajenos al paso del tiempo.

Panteon Ingles

Sin duda alguna éste no es cualquier panteón, a primera vista se percibe como la escenografía detallada y minuciosa de alguna de las historias de Edgar Allan Poe, famoso escritor inglés de misterio y suspenso, por lo que no es de extrañarse que también haya sido ya locación para algunas películas o sesiones fotográficas. La realidad es que éste singular paisaje supera por mucho cualquier relato de suspenso y no se confunda, si bien es cierto que hablamos de un panteón, también se trata de un baluarte histórico, pues aquí se encuentra la cripta del soldado inglés que luchó y sobrevivió en la “Batalla del Somme” durante la I Guerra Mundial y que llegara a México para trabajar en las minas, convirtiéndose así en el único veterano de guerra inglés enterrado en México.

Otros de los moradores en este cementerio, a diferencia de la mayoría de los difuntos que profesaban la región protestante, eran masones, de hecho la primer lápida que se encuentra en la entrada del panteón es masónica y se dice que al momento del sepelio las puertas se cerraban para que se realizaran los rituales propios de esta antigua y secreta organización en completa privacidad.

Mientras más se recorren los pasillos de éste cementerio y se respira ese aire de tranquilidad, con sus altos árboles de verde follaje, se puede percibir la armonía de las lápidas que aunque diferentes en materiales y figuras todas están dirigidas hacia el oriente, se dice que “miran a Inglaterra”, todas excepto una, la del reconocido payaso inglés de fama mundial Richard Bell, quien arribó al país junto con el Circo Orrin, para después fundar su propia compañía, de hecho se conoce a Bell como el único payaso que logró hacer sonreír al Presidente Porfirio Díaz.

Cuenta la leyenda que tras conocer el cementerio ordenó que le compraran una tumba y pidió que ésta no fuera alineada en dirección hacia Inglaterra como el resto de las lápidas, pues aseguraba que en su patria no había sido reconocido su talento para la comedia y que había sido México quien le había acogido y dado la oportunidad de hacerse de un nombre y una carrera. Y así como ésta, muchas historias más se encierran entre estás lápidas.

Otra de las visitas obligadas es la de la Mina de Acosta, una de las más antiguas de la región y que estuvo en funcionamiento hasta 1985 y que hoy en día es un referente para conocer el pasado minero de este destino, ahora ya como el Museo de Sitio Mina de Acosta que posee una ordenada museografía de sus distintas etapas: la colonia, la llegada de los ingleses y la llegada de la electricidad, así como un recorrido de 450 metros al interior del socavón de la mina. Sin duda alguna una experiencia que no puede dejar de vivir.

MIna

Visitar Real del Monte y dejarse envolver por su ambiente campirano, dar una vuelta a los Portales y sus talleres de artesanías, visitar el mercado del pueblo donde además de poder degustar los típicos antojitos mexicanos con ese característico sabor de comida casera, podrá adquirir vegetales de temporada. Este es un pueblo único detenido en el tiempo que le hará disfrutar cada instante.

Cómo Llegar – Desde la Ciudad de México tomar la autopista México-Pachuca. Antes de llegar a Pachuca siga los anuncios del Corredor de la Montaña e ir por el camino de la derecha en dirección a Real del Monte.

No deje de visitar – El templo del Señor de Zelontla, patrono de los mineros y no deje de observar los detalles de su túnica, los elaborados y minuciosos detalles de la misma llamarán poderosamente su atención.

La iglesia de Nuestra Señora del Rosario a lado del antiguo edificio de la Alianza de Mineros, donde puede tomarse una fotografía ataviado con caso y overol.

Durante el mes de Octubre se lleva a cabo el “Festival del Paste”, si va en otra fecha disfrute este delicioso platillo en “Pastes El Portal”, se dice que son los mejores.

Por hoy no me queda más, recuerde planear con anticipación sus viajes, así como consultar y comprar siempre con su agente de viajes preferido. No olvide suscribirse a mi canal de YouTube, seguirme en @vmonosconlizveg y en Facebook me encuentra como Vámonos con Liz Vega.

¡Hasta la próxima!

Imágenes Cortesía IRSAHE

 

Gracias por votar. Ahora puedes compartirlo en tus redes sociales .
¿Qué te hace sentir este artículo?
Fascinado
Divertido
Triste
Enojado
Aburrido
Emocionado

Liz Vega

Liz Vega

Liz Vega es especialista en Turismo, con 30 años de experiencia representando a los destinos más importantes de México y el mundo.

Deja tu comentario

Suscripción en CyComparte Blog

Bienvenidos a nuestra comunidad de Cocina y Comparte, donde encontrarás las mejores y más prácticas recetas. Además de ello, estás suscrit@ a CyComparte blog para enterarte lo último en estilo de vida.

*
*
*
*

Ayúdanos a conocer tus intereses.

Estoy de acuerdo con las políticas de privacidad y los términos de uso del sitio

Comparte Cocina