Quantcast
¿Y si Adelita comiera con otro?

¿Y si Adelita comiera con otro?

¡Mujeres
bravas y de agallas!, mujeres que tomaron las armas, pero no olvidaron la
alimentación de las tropas, y así como cargaban el fusil, cargaban el brasero, el
comal y sus ingredientes.

undefined

Las
Soldaderas fueron un personaje primordial en el movimiento de la Revolución
Mexicana. Entre los cuarteles militares, las famosas Adelitas, como también se
conocen, servían a las tropas al amanecer un café aguado, tortillas, tamales,
frijoles, un caldo de carne y una buena salsa, preparada en molcajete.

Las Soldaderas o “madres” solían cargar una cesta con comida, manteles, cubiertos y
en ocasiones hasta una fina vajilla para agasajar al general. Con forme avanzo
el movimiento las hordas de campesinos se sumaron a los revolucionarios y la
dieta indígena funciono como arma de lucha, donde sobresalían los tacos de
quelites, carne asada, guisados de pichón y ardilla, tamales de huanzontles, víbora
en escabeche o la famosa discada, un platillo típico campirano, norteño, que se
realizaba en las vías de los trenes revolucionarios.

undefined

Tras
abandonar las tareas domésticas, las mujeres contribuyeron al declive de las
grandes haciendas productoras de azúcar, café, cereales y ganado. Sobrevivieron
las de pulque y tequila, ya que las bebidas embriagantes era vitales para los
revolucionarios, así tomaron un gran auge las pulquerías y los expendios de
tequila y aguardiente.

undefined

Durante
el movimiento fondas, restaurantes y mercados cerraron; sólo las pulquerías y
las cantinas permanecen en actividad. Las mujeres se relajaron y salieron a
buscar alimento o acompañando a sus parejas en la lucha.

Una
de las cantinas de la Ciudad de México que entre su techo conserva un balazo del
General Pancho Villa, es el Bar La Ópera, que en esos tiempos fue cantina.

undefined

La
Ópera es una de las cantinas del Centro Histórico en la Ciudad de México, en la
calle de 5 de Mayo y Filomeno Mata. Es de estilo francés y data de 1870 y
guarda la leyenda que en 1914 el General Pancho Villa entro montado en su
caballo y lanzando un disparo al techo…Cuyo orificio aún se conserva.

El
buen gusto en la Ciudad de México

Mientras
llegaban los Revolucionarios en el corazón de México se disfrutaba de
distinguidos restaurantes como;  San Ángel
Inn de don Enrique Asensio Ortega, Tacos Beatriz que abre sus puertas en 1907,
famoso por su deliciosos moles, que todavía disfruto Porfirio Díaz.

Durante
la Revolución Tacos Beatriz disfruto de la presencia de villistas y zapatistas
disfrutaron sus tacos de mole, pechuga, menudencias, barbacoa, chorizo, rajas,
chicharrón, acompañados de frijoles negros y salsa de molcajete.

Don
Emiliano Zapata llegaba con todo y caballo y pedía “Tacos para el animal”, y le
decía a Beatricita, “porque este no come porquerías, ni en cualquier lado”.
Otro de los personajes que frecuentaban el lugar era Don Victoriano Huerta, al
salir del Café Colón.

undefined

Para
1912 llega el Café de Tacuba, ubicado actualmente en la calle de Tacuba 28, aquí
en menú sigue preservando las recetas de antaño como son los tamales de hoja de
maíz y estilo oaxaqueños, esponjoso pan de dulce y las tradicionales enchiladas
Café Tacuba, atole blanco, pozole, pipián, mole poblano, rellenas de pollo,
gratinadas y bañadas con salsa de espinaca y chile poblano.

undefined

Para
1915 el alemán Karl Bellinghausen dejo de ser chef del presidente Porfirio Díaz
y abre en la colonia Juárez el restaurante La Culinaria, conocido como “La casa
del señor Bellinghausen”.

Dicho
cocinero ya contaba en la parte trasera del restaurante con una gran variedad
de plantas de hierbas aromáticas para sus preparaciones.

undefined

No
cabe duda que la Revolución marco mucho en la cocina mexicana, en la ciudad surgían
restaurantes de tradición y por otro lado se estaba dando una mezcla de todas
las señoras que llegan de las haciendas a refugiarse a la ciudad, y las cuales
en sus tiempos de ocio, imparten clases de cocina a las niñas de la sociedad,
dicho proyecto a varias de las que perdieron sus haciendas y sus maridos, las
llevo a poner academias de cocina, como la ya conocida Josefina Velázquez de
León.

undefined

Josefina,
fue una de las mujeres que destaco en el campo gastronómico, editorial y en la
venta de electrodomésticos. Su academia era de las solicitadas, el amor a la
cocina la llevo a editar 150 libros de cocina mexicana, repostería, pastillaje,
gelatinas artísticas y cocina moderna. Fue una de las grandes Adelitas que se
adelanto a su época y daba clases hasta por correspondencia.

 

 

Gracias por votar. Ahora puedes compartirlo en tus redes sociales .
¿Qué te hace sentir este artículo?
Fascinado
Divertido
Triste
Enojado
Aburrido
Emocionado

Adriana Duran

Adriana Duran

Periodista e historiadora gastronómica, he colaborado en el periódico Reforma, El Universal, México Desconocido, Ritos y Retos del Centro Histórico, Mexicanísimo, Dia 7, entre otros

    Deja tu comentario

    Suscripción en CyComparte Blog

    Bienvenidos a nuestra comunidad de Cocina y Comparte, donde encontrarás las mejores y más prácticas recetas. Además de ello, estás suscrit@ a CyComparte blog para enterarte lo último en estilo de vida.

    *
    *
    *
    *

    Ayúdanos a conocer tus intereses.

    Estoy de acuerdo con las políticas de privacidad y los términos de uso del sitio

    Comparte Cocina