Quantcast
El observador

El observador

Soy  el observador. Mi misión es acompañar tu paso por la vida.

En los primeros años no aparezco. La infancia que viene rodeada de juegos y mundos imaginarios me deja de lado. Con la juventud, hay un primer acercamiento, mis intervenciones son rápidas e intensas pero me esfumo pronto barrido por la fuerza de las sensaciones que reinan en esta etapa. Entro de pleno en la edad madura y no te dejo más.

Hoy, estoy a tu lado. Te miro escribir. Con disimulo me acerco y veo que  hablas de mí. De alguna manera tratas de entenderme, de acercarte al misterio de mi voz que aún en la absoluta soledad sigue presente. Trazas unas líneas que barren el papel y allí me voy plasmando. Me has configurado como un ser sin edad, congelado en una figura que se parece a la que te devuelve el espejo. ¡Cuidado¡ No trates de identificarte con tu propia imagen. Si lo haces perderás el don de la reflexión, no podrás dialogar contigo mismo. La distancia necesaria que hay que guardar con las personas y las cosas desaparecerá  y quedarás por siempre prisionero en la celda que marca el  instante en que todo sucede. No pareces escuchar mi advertencia. Tu mano vuela poseída de una fuerza que no puedo detener. Estás dispuesto a deshacerte de mí.

Poco a poco mi esencia me abandona y quedo inserto en el dibujo que forman las palabras. ¿Será éste el fin de mi existencia? Hago un esfuerzo por despegarme del  papel. Una y otra vez lo intento. La tinta parece recibir el soplo de mi aliento  agitado y  la  página se llena de borrones. Los miras asombrado, no entiendes a que se debe.  Algo, llama tu atención. Levantas la vista que se va hacia el sauce desnudo de hojas que afuera mueve sus ramas al viento ¡Estás observando¡ ¡Te has desdoblado! Siento que vuelvo a nacer. Antes que arrugues el papel, me escapo por un doblez agrietado y me uno al aire, junto a las notas del concierto que has puesto para acompañarte. Me siento junto a ti, paso un brazo por tu espalda. Al oído dejo caer, muchos recuerdos que te conforman. Juntos seguimos mirando la danza de las ramas. ¿Somos dos, somos  uno? Hoy ya no importa.

Gracias por votar. Ahora puedes compartirlo en tus redes sociales .
¿Qué te hace sentir este artículo?
Fascinado
Divertido
Triste
Enojado
Aburrido
Emocionado

Fabián Gonzalez

Fabián Gonzalez

Soy Fabián González, escritor argentino nacido en Mendoza, “La Tierra del Sol y el Buen Vino”; en mi jubilación decidí compartir mi pasión por el cuento y la literatura, gozar Cuentos sin receta cada semana, esperando que los disfruten tanto como yo.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción en CyComparte Blog

Bienvenidos a nuestra comunidad de Cocina y Comparte, donde encontrarás las mejores y más prácticas recetas. Además de ello, estás suscrit@ a CyComparte blog para enterarte lo último en estilo de vida.

*
*
*
*

Ayúdanos a conocer tus intereses.

Estoy de acuerdo con las políticas de privacidad y los términos de uso del sitio

Comparte Cocina