Quantcast
  • Inicio  /
  • Estilo   /
  • 5 de mayo, el día que llegué a casa
5 de mayo, el día que llegué a casa

5 de mayo, el día que llegué a casa

No sé si lo recuerden, pero yo llegué a casa de mis padres humanos un 5 de mayo; y desde entonces, todo ha sido aprendizaje para mí.

Al principio me tenían encerrado todo el tiempo y no me permitían asomar las narices al patio a menos que fueran ellos mismos los que me cargaran y me sacaran. Yo me las ingeniaba para salirme escondiéndome en las bolsas, porque era tan pequeño que cabía prácticamente en cualquier parte, pero al final, siempre me encontraban.   La única ocasión que conseguí mi cometido, terminé perdido y llorando desconsolado porque no hallaba la manera de regresar a mi casa, hasta que finalmente una vecina me escuchó y me trajo de regreso.

Cada quince días me metían al agua para bañarme y siempre busqué la forma de safarme de tan complicada situación.  Por qué los humanos no entienden que los gatos nos bañamos solos y lo hacemos todos los días.  He aceptado que mami me cepille el pelo, pero hasta ahí.

En mis escasos dos años de vida, he tenido que lidiar a veces con el cuidado de mis abuelos y mi prima la “Muñeca Fea” (obvio, cuando mis padres salen de viaje).  Reconozco que ella y yo no nos llevábamos nada bien, me caía mal y yo a ella. Como tiene dos hijas Snauzer, pues decía que yo llegaba a su casa a incomodarlas. Al final, hicimos las pases.  Claro, para ello tuve que marcar mi territorio subiéndome a su ropero y tirando todos sus muñecos de peluche para hacerme de un espacio.  Ahora somos íntimos y cuando voy me gusta dormir en su cama mientras ella me hace piojito todo el tiempo.  Y mis abuelos, pues me miman mucho aunque siempre le están reclamando a mi mamá que me tiene muy consentido.

Después decidieron que yo no debería tener hijos por lo que me llevaron al veterinario para que me hiciera una operación muy rara que me dejó deprimido dos días. Pero mis papás aseguran que es lo mejor para mí.  Y la verdad es que esa decisión no fue tan mala, después de eso, a mí ya me permiten salir a la calle solo para ir a visitar a mis amigos y reconocer otros espacios, pero la condición es que siempre debo regresar a casa a dormir.

También tuve que posar para una sesión de fotos para una revista y el fotógrafo no me cayó nada bien.  Y yo estuve enojado todo el tiempo, por lo que en la publicación salgo con cara de pocos amigos, lo que contrasta con la felicidad que trae mami en la cara.

Y el trabajo, pues… tengo que ir todos los días.  Y mi actividad principal es cerrarle a Sandy su laptop; molestar a Abel en su lugar; jugar con Vero; con Yola… pues no hay mucho qué hacer y cuando papi está, pues dormir a su lado.  Y con mami, me encanta saltarle al escritorio, llenarla de besos, abrazos y pedirle que nos regresemos a casa para disfrutar de mi libertad.

Pero en resumen, soy un gato inmensamente feliz que he pasado por muchas cosas, que tengo muchas anécdotas, pero lo más importante: que tengo el cariño de mucha gente, que vivo con una familia que me adora, me procura, me cuida y me consiente todo el tiempo.  Y lo mejor, que no estoy tan lejos de mi mamá gata porque ella vive con mi hermana Fer y de vez en cuando me llevan a saludarla.  Entonces, quedé en familia.  Sí una familia un poco loca pero de la que me siento muy orgulloso de ser parte.

Así que… hay más que pedirle a la vida? Yo creo que no, sólo que podamos seguir juntos por 5 mil años más. 

Y a ustedes que leen mis historias cada semana, agradecerles también que lo hagan, porque mami y yo escribimos para brindarles un ratito de felicidad con cosas a veces tontas, pero que reflejan mucho de lo que somos y la convivencia que tenemos todo el día.

Por muchos 5 de mayo más en nuestras vidas.  Ah y claro, casi lo olvido, FELIZ CUMPLE MOM, porque yo cumplo un año más con mi familia humana, pero tú, un año más de vida. 

Garritas y mordiscos con mucho cariño.  

Suki para Mi Gato y Yo.

 

 

 

Gracias por votar. Ahora puedes compartirlo en tus redes sociales .
¿Qué te hace sentir este artículo?
Fascinado
Divertido
Triste
Enojado
Aburrido
Emocionado

Letty Ciprés

Letty Ciprés

Letty Ciprés es apasionada de la vida, su familia y ahora también de SU HIJO-GATO. Suki se ha convertido en el centro de su atención a quien lleva incluso a la oficina. Con Suki reafirmó su fascinación por los mininos y quiere también compartirla contigo.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción en CyComparte Blog

Bienvenidos a nuestra comunidad de Cocina y Comparte, donde encontrarás las mejores y más prácticas recetas. Además de ello, estás suscrit@ a CyComparte blog para enterarte lo último en estilo de vida.

*
*
*
*

Ayúdanos a conocer tus intereses.

Estoy de acuerdo con las políticas de privacidad y los términos de uso del sitio

Comparte Cocina