¿Asaltaron a Suki?

¿Asaltaron a Suki?

El fin de semana Suki salió a pasear como lo hace regularmente, pero cuando regresó y saltó a la cama, me di cuenta de que venía empapado.  Yo también salté, pero ¡fuera de la cama!  Corrí por su toalla y lo tomé en mis brazos para empezar a secarlo.  Él estaba muy nervioso y se acurrucó de inmediato en mis brazos.

Entre sus hermanas y yo empezamos a revisarlo para ver que no viniera lastimado.  Sólo le dolía la colita cuando intentaba secársela, pero no parecía que hubiera algo anormal.

Después me di cuenta que no traía ni su collar ni su placa.  Entonces, la pregunta que empezó a inundar mi mente fue: ¿habrán querido robarse a Suki?, ¿se habrá metido a otra casa y alguien intentó lastimarlo? O simplemente, ¿habrá caído en algún tambo de agua? Pero…entonces, ¿cómo perdió la placa?

Recordé que hace algunos meses encontré pegados por toda la calle unos carteles que decían: “Ayúdenme a encontrar a mi gato.  Se llama Suki, tiene tres años, es muy dócil e inteligente…” y la dirección es atrás de la casa.  Viene la foto de un gato siamés que de primera instancia al verlo se parece a mí Suki, pero si se observa con detenimiento, no lo es.

En aquella ocasión llegué a casa toda asustada y le dije a Miguel: me quieren robar a Suki. Obviamente me pareció demasiada coincidencia que existiera otro gato a tan sólo una cuadra de distancia con el nombre del mío y que estuviera perdido.  Y ahora con lo que pasó, recordé aquella anécdota y me volví a inquietar.

No traía conmigo el collar y placa de repuesto, por lo que la decisión que tomé fue no volver a dejar salir a Suki esa noche.  Definitivamente mi historia era que alguien había querido hacerle daño.

Horas más tarde y cuando llevé a lavar el coche, encontré el collar original. Resulta que Suki lo perdió cuando regresamos de casa de mis padres.  Eso me dio hasta cierto punto tranquilidad, nadie se lo quitó pero… ¿y su pelo empapado?.  Esa noche no llovió, entonces Suki no se mojó debajo de la lluvia.

El hecho de Suki llegara mojado a casa, alterado y asustado, siempre seguirá siendo una incógnita. ¿Qué le pudo haber pasado? pues creo que nunca lo sabré.

Así que, la enseñanza de hoy es: si tu mascota suele salir solo a la calle, asegúrate que siempre traiga consigo su placa con todos los datos. Aún cuando no sea tu collar favorito, siempre será importante que tu perro o gato, salga a la calle identificado.

No importa cuántas veces me llamen para decirme que encontraron un gatito perdido –aunque se trate de que Suki está debajo del edificio observando a los que pasan por la calle-.  Prefiero tomar el teléfono y bajar por él aunque a los diez minutos se vuelva a salir, que pensar que va por el mundo sin identificación y si de verdad se desorienta y no sabe regresar, nadie sepa cómo auxiliarlo.

No te pierdas la próxima semana otra historia más de Suki y yo y recuerda visitar Mi Gato y Yo.

 

Gracias por votar. Ahora puedes compartirlo en tus redes sociales .
¿Qué te hace sentir este artículo?
Fascinado
Divertido
Triste
Enojado
Aburrido
Emocionado

Letty Ciprés

Letty Ciprés

Letty Ciprés es apasionada de la vida, su familia y ahora también de SU HIJO-GATO. Suki se ha convertido en el centro de su atención a quien lleva incluso a la oficina. Con Suki reafirmó su fascinación por los mininos y quiere también compartirla contigo.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción en CyComparte Blog

Bienvenidos a nuestra comunidad de Cocina y Comparte, donde encontrarás las mejores y más prácticas recetas. Además de ello, estás suscrit@ a CyComparte blog para enterarte lo último en estilo de vida.

*
*
*
*

Ayúdanos a conocer tus intereses.

Estoy de acuerdo con las políticas de privacidad y los términos de uso del sitio

Comparte Cocina