Disfruta un buen taco de chapulines

Disfruta un buen taco de chapulines

Como hija de madre oaxaqueña, sería imperdonable no haber probado los chapulines. Solitos, en taco, en salsa de chile pasilla, en tlayuda, como botana con chile y sal, con cacahuates y ajos, o como sea.

Aunque su aspecto no los favorece mucho, cuando su sabor comienza a danzar en mi boca, me olvido de lo feo que son y sólo disfruto ese sabor tan único y especial que tienen los chapulines.

En homenaje de este “delicatessen” nativo de las tierras oaxaqueñas, hoy no recomendaré algún lugar en específico, sino que me voy a referir a este insecto, que para comenzar, contiene un gran aporte alimentario, es rico en vitamina A, B y C, y minerales como el calcio, el zinc y el magnesio, entre otras virtudes saludables.

Recuerdo que hace una década sólo se conseguían en Oaxaca o en tiendas especializadas, ahora no, ya los venden en todos lados, incluso las señoras que venden pepitas afuera del metro, los venden como si fuera cacahuates, y nada mejor que eso, porque pueden ser un buen “snack”, pero como en todo, hay que saberlos escoger.

Para un buen bocado de chapulines, estos deben estar blanditos, si están secos significa que ya están viejos, el color debe estar brillante, si están opacos también significa que ya estuvieron almacenados por mucho tiempo y el sabor habrá perdido mucho.

Aquí en el DF es recomendable comprarlos en el mercado de Portales, donde hay varios puestos que los surten constantemente y a buen precio; si se compran en las camionetas “con productos oaxaqueños”, hay que poner especial atención, porque ahí ya me han timado varias veces.

Otro punto a destacar es que en Oaxaca son muy económicos, y en la ciudad de México su valor aumenta hasta cinco veces, pero bien vale la pena degustar a estos insectos que son un gran tesoro al paladar.

Hay que tener presente que este alimento es de herencia prehispánica, y su preparación es muy sencilla, sólo se lavan, se tuestan en el comal y se les agrega un poco de sal de maguey, y un poco de jugo de limón y listo, a saborear esta delicia oaxaqueña, digna de cualquier banquete.

 

Gracias por votar. Ahora puedes compartirlo en tus redes sociales .
¿Qué te hace sentir este artículo?
Fascinado
Divertido
Triste
Enojado
Aburrido
Emocionado

Foto del avatar

Araceli Calva

Buscadora de historias, ansiosa de descubrir nuevas experiencias cada día. No creo en las buenas intenciones. Creo que el periodismo se forja en la calle, pero el bagaje cultural no cae del cielo y hay que esforzarse por saber un poco de todo. No tengo la suficiente experiencia ni los conocimientos par ser una periodista gastronómica, pero la vida me ha llevado a ser una "foodie" en toda la extensión de la palabra.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción en CyComparte Blog

Bienvenidos a nuestra comunidad de Cocina y Comparte, donde encontrarás las mejores y más prácticas recetas. Además de ello, estás suscrit@ a CyComparte blog para enterarte lo último en estilo de vida.

*
*
*
*

Ayúdanos a conocer tus intereses.

Estoy de acuerdo con las políticas de privacidad y los términos de uso del sitio

Comparte Cocina