Quantcast
Mi gato con botas y su Casa Azul

Mi gato con botas y su Casa Azul

Ahora que Suki ya está esterilizado, que ha crecido más y es un gato responsable, ya le doy permiso de que salga a la calle.  Necesita espacio para jugar y dar la vuelta de vez en cuando.

Pero mi sorpresa es mayúscula porque veo que afortunadamente (para mí, verdad), sus escapadas son a la casa del vecino, a la que he llamado CASA AZUL porque su fachada está pintada de ese color.

La casa es increíblemente grande. Cuenta con jardín al frente y jardín en la parte posterior, lo que ha impresionado a Suki tanto como para que busque ir a tomar el sol al jardín del frente y desde ahí, admirar todo lo que pasa en la calle.

A veces se queda jugando en la banqueta, en la jardinera frente al edificio, y ya van dos veces que me hablan a mi celular para decirme que tienen un “gatito extraviado”.   Otra ocasión me marcaron que ya se lo habían llevado al edificio de enfrente y lo tenían resguardado pensando que estaba perdido.  Por educación tengo que bajar por él y agradecer el gesto porque la gente no sabe que es su espacio para andar de vago. Si de verdad se perdiera, me gustaría que me avisaran donde está, aunque en realidad es raro que se vaya lejos porque le encanta jugar en la casa del vecino.

A veces me preocupa que los dueños lo vean y lo lastimen o se enojen pero lo he observado a lo lejos y es bastante bien portado.  A diferencia de casa de sus abuelos donde hace destrozos con las macetas, en la Casa Azul no muerde las plantas, ni las flores y tampoco le gusta rascar y sacar la tierra.  Disfruta de tirarse en el pasto con la panza para arriba y creo que hasta quedarse dormido hasta que siente que debe volver a su casa de verdad.

Cuando estoy nerviosa porque no lo encuentro recuerdo su escondite y bajo a buscarlo.  El otro día me encantó verlo porque en cuanto me vio, corrió a la herrería y desde adentro de la casa me hacía señas como diciendo “mami espérame, no te vayas, yo me voy contigo”. Aproveché para decirle que me posara para una foto y el resultado me pareció fantástico.  Se parece al Gato con Botas de la película SHREK.  De ahí que para la imagen de esta semana intervengan algunos de los personajes de la película.  Al final de la historia no pudo saltar por la reja y se dio la vuelta para muy campante, saltar a través de la reja de la puerta principal.

Obviamente yo no puedo entrar a esa casa, pero ya le he dicho que ahora que seamos ricos (se vale soñar), le compraré su CASA AZUL y ahí nos mudaremos todos para que no sea el único que disfrute de tan hermoso lugar.

Mientras tanto, disfruto mucho saber que tiene un entretenimiento sano, lejos del peligro que significa estar en la calle y me fascina ver lo mucho que le gusta estar en convivencia con la naturaleza sin destruirla, admirando el panorama y respirando un poco del aire puro que tanta falta nos hace.

Y en lo que a mí respecta, seguiré chambeando y comprando el Melate para ver si algún día podemos hacer el sueño realidad.

Nos leemos la próxima semana y tengan una ¡¡FELIZ NAVIDAD!! que Santa Claus y el niño Dios, los llenen de muchas bendiciones.

Gracias por votar. Ahora puedes compartirlo en tus redes sociales .
¿Qué te hace sentir este artículo?
Fascinado
Divertido
Triste
Enojado
Aburrido
Emocionado

Letty Ciprés

Letty Ciprés

Letty Ciprés es apasionada de la vida, su familia y ahora también de SU HIJO-GATO. Suki se ha convertido en el centro de su atención a quien lleva incluso a la oficina. Con Suki reafirmó su fascinación por los mininos y quiere también compartirla contigo.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción en CyComparte Blog

Bienvenidos a nuestra comunidad de Cocina y Comparte, donde encontrarás las mejores y más prácticas recetas. Además de ello, estás suscrit@ a CyComparte blog para enterarte lo último en estilo de vida.

*
*
*
*

Ayúdanos a conocer tus intereses.

Estoy de acuerdo con las políticas de privacidad y los términos de uso del sitio

Comparte Cocina