Los escondites de Suki

Los escondites de Suki

Es sabido que los gatos, a diferencia de los perros, por su propia naturaleza tienden a ser muy escurridizos y buscan esconderse hasta en los lugares más insólitos, por lo que he tenido que aprender a cuidar mucho de Suki y estar pendiente de dónde está en todo momento.

El otro día me estaba arreglando y dejé abierto el cajón donde guardo mis utensilios para cabello y cuál ha sido mi sorpresa que Suki ya se había metido.  Y no sólo se había metido, sino que se había escondido detrás del cajón para no ser visto.  De no haberme percatado de ello y con las prisas de todas las mañanas, hubiera terminado cerrando con todas las fuerzas y el pobre hubiera salido seriamente lastimado.

Las primeras veces que Suki fue cuidado en casa de mis padres, mi mamá pasó muchos sustos pensando que ya se le había salido de la casa porque no aparecía por ningún lado. Y sobra decir que ella suele ser un poco histérica cuando de responsabilidades se trata, entonces ya estaba buscando las palabras adecuadas para decirme que había perdido al hijo.   Pero no, él estaba escondido entre los muñecos de peluche que tiene mi sobrina.  De hecho, hasta se había hecho un espacio tirando algunos al suelo.

O también, uno de sus escondites principales es debajo de las cobijas.  Es divertido cuando tiendes la cama, ver cómo se mete debajo y tú debes hacer circo, maroma y teatro para que la cama quede perfecta aún con este “niño” dentro.  Pero igual, si en el día siente la necesidad de dormir aislado de toda luz y ruido, busca la manera –se ha vuelto un poco mañoso- de entrar debajo de la colcha sin deshacer la cama para resguardarse.

En la oficina es muy fácil encontrarlo dentro de una caja de cartón, entre el armario de zapatos o detrás de alguna laptop, porque definitivamente en la impresora ya no cabe.  Ha crecido mucho.

He aprendido a relajarme  y no estresarme si no lo encuentro a la primera.  Aunque ya casi conozco todos sus escondites, es tan hábil que siempre encuentra alguno nuevo para pasar desapercibido.

Conozco otros gatos que no tienen el sueño tan profundo, pero Suki definitivamente se parece a mí.  Podría pasar una locomotora encima de él y no se despertaría, lo que muchas veces dificulta su búsqueda.  Sobre todo, si llevas prisa y no tienes ni el tiempo ni la paciencia para buscar.

De todos modos, mi recomendación es que pase lo que pase, te des la oportunidad de verificar que tu gato está dormido o escondido, pero a salvo.  No vayas a cerrar una puerta o un cajón de golpe y él quede atrapado.

Nos leemos la próxima semana y mientras tanto, no se olviden de leer Mi Gato y Yo.

Gracias por votar. Ahora puedes compartirlo en tus redes sociales .
¿Qué te hace sentir este artículo?
Fascinado
Divertido
Triste
Enojado
Aburrido
Emocionado

Letty Ciprés

Letty Ciprés

Letty Ciprés es apasionada de la vida, su familia y ahora también de SU HIJO-GATO. Suki se ha convertido en el centro de su atención a quien lleva incluso a la oficina. Con Suki reafirmó su fascinación por los mininos y quiere también compartirla contigo.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción en CyComparte Blog

Bienvenidos a nuestra comunidad de Cocina y Comparte, donde encontrarás las mejores y más prácticas recetas. Además de ello, estás suscrit@ a CyComparte blog para enterarte lo último en estilo de vida.

*
*
*
*

Ayúdanos a conocer tus intereses.

Estoy de acuerdo con las políticas de privacidad y los términos de uso del sitio

Comparte Cocina