Mami, ¿jugamos?

Mami, ¿jugamos?

Si bien los gatos suelen ser muy reservados, también se caracterizan por ser muy juguetones y siempre están buscando la manera de contagiarte.  A Suki desde pequeño le ha gustado que estemos al pendiente de él y que lo sigamos en sus juegos.

Como si fuera un perrito, le fascina que le avientes la pelota para ir detrás de ella.  Lo mismo puede regresar con ella que perderse lanzándola él mismo por todos los rincones hasta que se cansa.

Uno de los juguetes que además de que le encantó, a nosotros nos causó mucha inquietud, es un pájaro que Miguel le compró y que aparentemente no hacía ruido pero tenía plumas por todos lados.  Como niño chiquito, decidió jugar con él de madrugada y mágicamente activó el sensor de ruido lo que provocó que “papá” se levantara varias veces para buscar el pájaro que según él, estaba atrapado en alguna parte de la casa y necesitaba ayuda.

El momento fue realmente chistoso porque cada vez que Miguel salía del cuarto, el pájaro “dejaba de cantar” o eso suponía.  Lo que en realidad pasaba es que cuando él salía de la habitación, Suki dejaba su juguete para correr detrás suyo y seguirlo entusiasmado.   Miguel regresaba a la cama y me decía, “escucho al pájaro pero no lo encuentro.  Ha de estar atrapado y quiero ayudarlo”.

Por fin, una de tantas veces que se levantó, fue en el momento justo que Suki jugaba con su “pájaro” y ahí descubrió que el juguete inofensivo que no tenía sonido, era en realidad un cantador profesional que se accionaba cada vez que se le daba un zarpazo.

Por otro lado, en la oficina, los compañeros de trabajo lo agarran de muñeco y hacen con él lo que se les antoja.  Un día encontraron una nariz de payaso y se la pusieron para sacarle fotos.  Pero a Suki no le importó porque eso para él es un juego.  Igualmente, un ratón azul que le regalaron lo motivó a jugar por varias horas.  Lo agarraba, lo aventaba, lo rescataba, lo volvía a aventar.

Pero además de divertirme, lo veo muy bien porque es una manera de que gaste su energía y logre dormir un poco más de noche.  De otra forma, nos salta en la cabeza toda la madrugada y hasta hace que me levante para jugar un ratito con él.

Me encanta su energía, me encanta su manera de divertirse, pero lo que más amo de él es la interacción que tiene con los demás.  No es un gato huraño, por el contrario, es una mascota a la que le gusta estar en brazos de todo mundo y que contagia su alegría.

Nos leemos la próxima semana y mientras tanto, cuiden a sus mascotas y disfrútenlas mucho y los invito a conocer Mi Gato y Yo.

 

Gracias por votar. Ahora puedes compartirlo en tus redes sociales .
¿Qué te hace sentir este artículo?
Fascinado
Divertido
Triste
Enojado
Aburrido
Emocionado

Letty Ciprés

Letty Ciprés

Letty Ciprés es apasionada de la vida, su familia y ahora también de SU HIJO-GATO. Suki se ha convertido en el centro de su atención a quien lleva incluso a la oficina. Con Suki reafirmó su fascinación por los mininos y quiere también compartirla contigo.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción en CyComparte Blog

Bienvenidos a nuestra comunidad de Cocina y Comparte, donde encontrarás las mejores y más prácticas recetas. Además de ello, estás suscrit@ a CyComparte blog para enterarte lo último en estilo de vida.

*
*
*
*

Ayúdanos a conocer tus intereses.

Estoy de acuerdo con las políticas de privacidad y los términos de uso del sitio

Comparte Cocina