Mi mamá es un robot

Mi mamá es un robot

Todas las mañanas, mami tiene su rutina de arreglo bien cronometrada.  Está bárbara, parece robotito. 

Abre la llave para que salga agua caliente mientras se quita la ropa, se mete a bañar, sale y se pone crema en todo el cuerpo. 

Después aún con la bata de baño puesta, empieza a ponerse sus 5 mil menjurjes en la cara.  Primero la crema para los ojos, luego la de la cara, luego un montón de bloqueador y termina con una crema de color para matizar el rostro.  Ya cuando termina, decide que necesita cambiarse por lo que va al otro cuarto a escoger qué ponerse para este nuevo día.  La verdad no entiendo el porqué escoge tanto si siempre termina con unos jeans, una blusa o playera y los mismos zapatos, en fin.  Después de eso, regresa al baño y empieza a peinarse y secarse el pelo.

Sobra decir que mientras todo ese sucede, yo duermo plácidamente bien tapado entre las cobijas. Pero no crean que me desentiendo de ella, de vez en vez, abro mis ojos para saber exactamente en qué parte del proceso se encuentra y no me agarre desprevenido.

Posteriormente, mami sigue con su rutina de arreglo personal y al mismo tiempo, va preparando su mochila para ir al CrossFit por la noche, revisa sus mensajes o correos en el celular y contesta a algunos clientes y a veces hasta la veo haciendo caras porque algo de lo que está leyendo no le gusta.

Una vez que yo veo que mi mamá sale del cuarto y se dirige al mueble donde está mi cangurera, salgo de mi zona de confort corriendo y me escondo debajo de la cama; porque eso significa que ya está lista para salir y yo todavía quiero seguir durmiendo un poco más.  No entiendo por qué si ella pide 5 minutos más antes de levantarse, a mí me exija que nos vayamos en el momento que ella lo decide.

Ya sé lo que seguramente todos ustedes están pensando.  Yo ni camino, simplemente voy dentro de mi bolsa y cuando llego a la oficina me vuelvo a dormir, pero a quién le va a gustar saber que ya nos vamos a trabajar y que debo perder el calor de las cobijas para salir a la calle.

Y bueno, una vez que ella logra sacarme de debajo de la cama y meterme a la bolsa nos disponemos a ir a trabajar. Ah, pero antes… debemos pasar a la tienda por el desayuno de ella.  Hasta la fecha nunca he entendido por qué no desayuna en casa.  Siempre espera que lleguemos a la oficina para hacerse un café con leche y tomarlo con unas galletas rellenas de mantequilla.

Todos los días es la misma rutina y el mismo pleito entre mami y yo.  Ella corriendo para llegar a tiempo a la oficina y yo, escondiéndome para que no me pueda atrapar.

Les deseo una bonita semana.

¡Garritas y mordiditas para todos ustedes! Y no dejen de seguirme en Mi Gato y Yo.

Gracias por votar. Ahora puedes compartirlo en tus redes sociales .
¿Qué te hace sentir este artículo?
Fascinado
Divertido
Triste
Enojado
Aburrido
Emocionado

Letty Ciprés

Letty Ciprés

Letty Ciprés es apasionada de la vida, su familia y ahora también de SU HIJO-GATO. Suki se ha convertido en el centro de su atención a quien lleva incluso a la oficina. Con Suki reafirmó su fascinación por los mininos y quiere también compartirla contigo.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción en CyComparte Blog

Bienvenidos a nuestra comunidad de Cocina y Comparte, donde encontrarás las mejores y más prácticas recetas. Además de ello, estás suscrit@ a CyComparte blog para enterarte lo último en estilo de vida.

*
*
*
*

Ayúdanos a conocer tus intereses.

Estoy de acuerdo con las políticas de privacidad y los términos de uso del sitio

Comparte Cocina