Mi visita a Etapes

Mi visita a Etapes

Dentro de la bella ciudad de Barcelona, recientemente visité por invitación de un amigo de la localidad un restaurante que me dejó gratamente sorprendida.
Se trata de Etapes, un lugar pequeño, de aspecto sencillo y cocina catalana ejemplar.

Se nota el esmero de sus dueños en cada uno de los detalles tanto decorativos como en el aspecto culinario, así como en la gran selección de vinos para maridar los alimentos.

Uno de los dueños es experto en el asunto vinícola y se presenta en tu mesa recomendándote y contándote un poco de la historia de cada vino, lo cual hace que la expectativa crezca y el resultado del maridaje sea por demás acertado.

Todos sabemos que un restaurante con estrellas, premios o galardones genera en los comensales la expectativa por conocer estos lugares; sin embargo, creo que no necesariamente se tienen que tener estos galardones para ofrecer una cocina digna y bien representada.

Tampoco es necesario cobrar los precios a veces excesivos de los que estos restaurantes van acompañados.

Etapes es un lugar con una buena relación entre calidad y precio, bien ubicado, con una gran selección de vinos, platillos muy catalanes con toques gourmet y que además ha sido recomendado por la guía Michelin Le Routard 2014 y es, sin duda, uno de estos pequeños lugares que estoy segura irá in crescendo, y que no te debes perder en tu visita a esta ciudad.

El lugar está dirigido por dos hermanos y se siente justo eso, un ambiente cálido y familiar.

Ofrecen platillos a la carta además del menú del día, el menú del chef o el menú de degustación con precios que oscilan entre 15, 30 y 60 euros.

Nosotros optamos por el menú del día: 4 personas con distintos platos y postres para poder probar un poco de todo y así formar una opinión más acertada. Desde luego les describiré el menú así, como cada platillo y un poco de su historia.

barcelona_2
barcelona_3
barcelona_5
barcelona_4
barcelona_9
barcelona_7
barcelona_13
barcelona_12
barcelona_11
barcelona_1

El menú:

Menú Mediodía 

  • Vichyssoise, esta clásica sopa de origen francés de poro y papa,  servida normalmente fría, aunque aquí la degustamos caliente, de muy buen sabor.
  • Pan tomate, el clásico catalán, baguette tostada con tomate rallado y un toque de aceite de oliva.

 

  • Esqueixada de bacalao, platillo típico catalán con una especie de ensalada con Bacalao desmigado, pimiento verde y rojo, cebolla, aceitunas y tomate aliñado con aceite de oliva y vinagre. En Etapes la sirvieron con tomate cherry, lechuga, aceituna como en una pasta, estaba muy bien presentada y rica.
  • Penne con setas de temporada salteadas. Las setas es otra de las especialidades catalanas, la pasta venia acompañada de estas setas con una salsa cremosa y cebollín. Deliciosa combinación.

 

  • Pescado del día y timbal de verduras. No lo comimos pero seguro estaría delicioso.
  • Albóndigas con sepia. La cocina catalana en algunas regiones se le denomina cocina mar y montaña ya que combina ambas especialidades por ser una región con ambos regalos de la naturaleza: el mar y la montaña juntas. Estas albondigas es otro platillo típico y consisten en albondigas que combina carne y sepia con una ¨picada¨ que consiste en almendra picada o pulverizada, perejil, ajo y especias.  ¡Buenísimas!
  • Solomillo de ternera a la mostaza y cebollitas glaseadas. Tampoco lo comimos.
  • Canelón de asado con bechamel trufada.

Siglos de comercio y trato en común entre italianos y catalanes dieron como resultado un intercambio cultural y desde luego gastronómico. En la gastronomía Catalana la imitación de los canelones italianos fue introducida por los cocineros italianos de algunas familias de la burguesía barcelonesa del siglo XIX. Se extendieron después por todas las clases sociales y a partir del siglo XX ya se encuentran en libros de la cocina de la región catalana.

Estos canelones se rellenan de carne asada, se pasa por la sartén donde luego se hará el sofrito y después se pica, no como los italianos que directamente se rellenan de carne picada. Se bañan en bechamel y se cubren con queso.

Son una delicia, estos en específico me parecieron excelentes.

  • Miel y mató.

Mató es el nombre de un queso típico de la región y que ellos consumen con miel y algunos frutos secos como almendras y nuez, de aspecto cremoso y sabor suave, combina a la perfección con el dulzor de la miel y los frutos secos.

  • Pastel de Chocolate
  • Sopa de frutos rojos

Vino:

Porrera, Priorat, Vino tinto Reserva 2008, 12 meses en Barrica de roble francés. 40 meses en botella. Uvas: Cariñena y Garnacha tinta.
De color granate con intensidad media. Intenso en nariz con frutos rojos y negros presentes.
En boca suave y se intensifica después. Fresco y sedoso.

Marido maravillosamente con nuestros platillos.
Costo menú del día: 15, 50 €

En conclusión:

Un buen restaurante, con una gran carta de vinos, platillos catalanes bien representados trato amable y precio razonable. Yo se los recomiendo, a mí me gusto mucho y pienso regresar.
Carrer Enric Granados, 10, 08007 Barcelona
Tel  + 34 933 23 69 14

Gracias por votar. Ahora puedes compartirlo en tus redes sociales .
¿Qué te hace sentir este artículo?
Fascinado
Divertido
Triste
Enojado
Aburrido
Emocionado

A taste with taste

A taste with taste

Rosina Ramos es chef de profesión, además de graduada en Ciencias de la Comunicación; recorre el mundo en busca de nuevos sabores reseñando restaurantes de México y de otros países como España en una exquisita aventura gastronómica. Una sibarita con alma y corazón sensible.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción en CyComparte Blog

Bienvenidos a nuestra comunidad de Cocina y Comparte, donde encontrarás las mejores y más prácticas recetas. Además de ello, estás suscrit@ a CyComparte blog para enterarte lo último en estilo de vida.

*
*
*
*

Ayúdanos a conocer tus intereses.

Estoy de acuerdo con las políticas de privacidad y los términos de uso del sitio

Comparte Cocina