Puckie, el nuevo integrante

Puckie, el nuevo integrante

Cuando Suki llegó a casa le pregunté al veterinario cuál era el mejor momento para esterilizarlo.  Su respuesta fue que entre los 9 y los 12 meses de edad, ya que haya alcanzado su máxima madurez, aunque mucha gente lo hace a los 7 meses y tampoco está mal.

He notado las ganas de Suki por escaparse de casa, por lo que me urge que lo operen, más por un tema de responsabilidad que por otra cosa.  Quiero evitar que si él se llega a ir de casa deje embarazada a alguna gata y haya gatitos recién nacidos votados en algún lugar.

De manera paralela, a casa de mis padres llegó un gato buscando refugio.  Ahí ya están las cachorras –Winnie y Zula- y mis padres no quieren más responsabilidad.

Sin embargo, me parte el corazón verlo llorar fuera de la casa, desnutrido y sucio.  Me pongo a llorar también y mi hermana me dice que si le doy comida me convertiré en la responsable de su manutención, sus vacunas y la esterilización.  No pude negarme y con el acuerdo de mis padres yo me haré cargo de los gastos pero ellos, de cuidarlo y protegerlo.

Todos aceptan y Puckie se convierte en nuestra nueva mascota.  Inmediatamente lo llevo al veterinario para que le sumistren sus vacunas, lo atiendan (llegó con un ojito dañado) y lo pongan muy guapo.

Aún cuando no quieren que él entre a casa y le acondicionan su hogar en la puerta de la entrada, poco a poco se va ganando a todos.  Es extremadamente cariñoso, inteligente y consigue pasar.  Con las cachorras se lleva de maravilla.  Le gusta la convivencia aunque al momento de dormir, prefiere salir e irse a su casita hecha especialmente para él.

El día ha llegado y decido llevar a los dos gatos para la operación.  El veterinario dice que Puckie es quizás un mes más chico que Suki.  Ambos conviven muy bien en el auto y llegan tranquilos al veterinario.  Mis dos gatos se quedan, mis padres pasarán por Puckie y yo me llevaré a Suki a casa.

Es un día muy difícil.  Suki está muy triste, yo creo que algo dolorido, no quiere comer, no quiere tomar agua, sólo quiere dormir y su carita no es la misma de siempre.  A mí se me parte el corazón de verlo así, tanto que cancelo el compromiso de la noche para quedarme a cuidarlo.

Mucha gente piensa que ese momento es innecesario, que les quitas su esencia como gatos y que invades su privacidad, pero no se preocupan por la responsabilidad de los animalitos que nacen, nos les importa si se quedan solos en la calle, si los envenenan o se van a un refugio.  Así que sí, quizás estoy yendo en contra de su naturaleza pero yo también sufrí por este momento.  Pero por lo menos, puedo estar tranquila de que no seré responsable de dejar hijos regados en la calle que nadie más atenderá.

Quieres saber más de Suki? entra a migatoyyo

Gracias por votar. Ahora puedes compartirlo en tus redes sociales .
¿Qué te hace sentir este artículo?
Fascinado
Divertido
Triste
Enojado
Aburrido
Emocionado

Letty Ciprés

Letty Ciprés

Letty Ciprés es apasionada de la vida, su familia y ahora también de SU HIJO-GATO. Suki se ha convertido en el centro de su atención a quien lleva incluso a la oficina. Con Suki reafirmó su fascinación por los mininos y quiere también compartirla contigo.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción en CyComparte Blog

Bienvenidos a nuestra comunidad de Cocina y Comparte, donde encontrarás las mejores y más prácticas recetas. Además de ello, estás suscrit@ a CyComparte blog para enterarte lo último en estilo de vida.

*
*
*
*

Ayúdanos a conocer tus intereses.

Estoy de acuerdo con las políticas de privacidad y los términos de uso del sitio

Comparte Cocina