Quantcast
Suki y yo antes de conocernos

Suki y yo antes de conocernos

Después del paseo en la Condesa, donde la idea de llevarme un gato a casa había desaparecido, llegó Fer, la hija mayor de Miguel, mi pareja. Ella tiene 20 años, está estudiando Psicología Social y desde niña ha amado a los animales. Me contó que su gatita estaba embarazada y que en muy poco tiempo su casa se llenaría de gatitos.   Sin pensarlo le dije “Fer, a mí apártame uno, yo quiero un gato”.

No sé de dónde salió ese gran impulso, pero estaba decidida, quería un gato.

Finalmente los gatos nacieron, pero yo había olvidado el tema por completo. El 16 de abril junto con la felicitación de cumpleaños venía una foto que decía: “escoge tu regalo”, y se trataba de los nuevos gatitos. Todos eran hermosos, no sabía por cuál decidirme, aunque creo que seleccioné uno con manchitas.  Aún faltaba platicarlo nuevamente en familia.

Hablé con Miguel y le dije que finalmente estaba lista para tener una mascota que sí estaba de acuerdo en que llegara a la casa, pero aquí entraba una nueva complicación.  Era necesario platicar con los niños para que ver qué opinaban.

Recordemos que los niños mueren por un perro y un gato es nada parecido.  Pero al final del día es la oportunidad de tener una mascota con nosotros.

Los niños llegan de la escuela por la noche y lo primero que quieren hacer es cenar.  Obviamente su horario es diferente al nuestro, entonces comen muy temprano y un lunch no les parece suficiente, llegan hambrientos.  Había que esperar a que cenáramos y nos platicaran cómo les fue en la escuela para entonces sí, entrar al tema importante: ¿quieren una mascota?

Les conté que “su hermana me está regalando de cumpleaños un gato, su papá aceptó siempre y cuando ustedes estén de acuerdo, ¿qué opinan?”.  Eduardo es el más pequeño de los tres, ama los animales y es el más entusiasmado con la idea de tener un perro. Sin pensarlo, inmediatamente dijo que le parecía una muy buena idea y que sí, que lo aceptáramos.

IMG_1892

Natalia es el sándwich.  Es más rebelde y casi siempre nos lleva la contraria.  Esta no sería una ocasión diferente, aunque la respuesta fue al final sorpresiva: “no me encanta la idea pero tampoco seré un impedimento, si los demás están de acuerdo, lo acepto. Eso sí, no tendré ninguna responsabilidad, lo digo desde ahora.  No me pidan que le limpie, le dé comer, le dé agua, nada”.

Entonces, la decisión estaba tomada.  A partir de este momento, sólo restaba esperar el día en que el nuevo integrante llegara al hogar.

¿Quieres saber más sobre Suki? Visita www.migatoyyo.com

Gracias por votar. Ahora puedes compartirlo en tus redes sociales .
¿Qué te hace sentir este artículo?
Fascinado
Divertido
Triste
Enojado
Aburrido
Emocionado

Letty Ciprés

Letty Ciprés

Letty Ciprés es apasionada de la vida, su familia y ahora también de SU HIJO-GATO. Suki se ha convertido en el centro de su atención a quien lleva incluso a la oficina. Con Suki reafirmó su fascinación por los mininos y quiere también compartirla contigo.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción en CyComparte Blog

Bienvenidos a nuestra comunidad de Cocina y Comparte, donde encontrarás las mejores y más prácticas recetas. Además de ello, estás suscrit@ a CyComparte blog para enterarte lo último en estilo de vida.

*
*
*
*

Ayúdanos a conocer tus intereses.

Estoy de acuerdo con las políticas de privacidad y los términos de uso del sitio

Comparte Cocina