La nueva era de los mandilones

La nueva era de los mandilones

Al escribir este título me pongo a pensar si había otra “era”, si hubo algún momento en el que estos hombres que ayudaban en casa preferían mantenerse en el anonimato, algo así como “mandilón de clóset”.

Lo cierto es que hoy no sólo está bien visto, sino que es prácticamente obligatorio que los hombres ayuden en el hogar, porque si las mujeres trabajan, entonces todo tiene que ser parejo.

Tengo que confesarles que hace unos días solté una gran carcajada por algo que nunca antes había escuchado. Pasaba la medianoche y yo estaba tecleando en la computadora sobre algunos textos, cuando un amigo comenzó a pedir ayuda a través de un chat grupal de Facebook. Su preocupación era singular: ¡no sabía cómo encender su lavadora!

mandilon lavadora hombre hogar

Yo ayudé con mi sarcasmo, porque de niveles de agua, tiempo de duración o cantidad de ropa no conozco más allá de lo que hace la que yo tengo en casa. Para nuestra buena fortuna, una amiga querida salió al quite y explicó fácilmente cómo saber si la cantidad de ropa era exagerada y hasta cómo pasar el tiempo tranquilamente en lo que aquel aparato “hacía lo suyo”.

Apenas íbamos saliendo de la tarea del lavado, cuando mi amigo soltó la foto de lo que le faltaba: ¡una buena cantidad de trastes sucios esperando de sus manos trabajadoras!

Él está casado desde hace siete años, es padre de unas preciosas gemelas de cuatro años y, además de todo, es periodista de tiempo completo, así que ante su gran cantidad de labor en el hogar, las indiscretas de las amigas preguntamos: “y a todo esto, ¿dónde está tu esposa?”

mandilon error, hombres hogar

“El Oso”, como le llamamos a nuestro pachoncito amigo, nos explicó que ella estaba dormida con las niñas. Se hizo una pausa en el chat y en vez de decirle frases como “pobrecito, cómo te explotan”, sólo pudimos demostrar nuestra admiración por esta mujer moderna, que también trabaja de tiempo completo y que es capaz de exigirle al marido que lleve a casa algo más que el gasto.

Cometí la indiscreción de decirle a mi amigo: “pensé que todo esto era porque tu mujer ya te había dejado”, pero su respuesta fue lo mejor: “No, no me ha dejado, y además ya le dije que si se va con otro… ¡yo me voy con ellos!” Todos soltamos las carcajadas.

MI GRAN ERROR sería pensar que los mandilones ya no existen, porque sí, andan por ahí, orgullosos de saber prender la lavadora y de dejar que su esposa descanse tranquilamente mientras ellos ayudan.

Bravo por el Oso y por todos esos hombres modernos que comparten y ayudan en las labores del hogar, aunque sea ¡por miedo a que los dejen!

Gracias por votar. Ahora puedes compartirlo en tus redes sociales .
¿Qué te hace sentir este artículo?
Fascinado
Divertido
Triste
Enojado
Aburrido
Emocionado

Victoria Martinez Enríquez

Victoria Martinez Enríquez

Periodista desde hace 17 años, amante de la información web desde hace seis. Me encanta equivocarme, pero lo que más disfruto es levantarme y seguir. Escribo de moda, belleza, curiosidades y de todo aquello que se mueva y me haga sentir viva

3 comentarios

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción en CyComparte Blog

Bienvenidos a nuestra comunidad de Cocina y Comparte, donde encontrarás las mejores y más prácticas recetas. Además de ello, estás suscrit@ a CyComparte blog para enterarte lo último en estilo de vida.

*
*
*
*

Ayúdanos a conocer tus intereses.

Estoy de acuerdo con las políticas de privacidad y los términos de uso del sitio

Comparte Cocina